La música puede cambiar el mundo porque puede cambiar a las personas.


 

Cuando tocaron los alumnos de nuestro Colegio parroquial, de Coquimbo y de La Serena, su música despertó en nosotros emociones variadas, los sentimientos más cálidos, como dulzura y amor, que se transforman en devoción, solidaridad y fraternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: